Carl Davidson and Bill Fletcher, Jr.

Ajuste de Cuentas después de las Elecciones: Nuevas Hipótesis para el Futuro

Ajuste de Cuentas después de las Elecciones: Nuevas Hipótesis para el Futuro
Sharing is caring...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print

Por Carl Davidson y Bill Fletcher, Jr.

Hipótesis No. 1. No se puede entender esta elección a menos que se comience con el reconocimiento de la supresión de votantes: desde 2008, la estrategia republicana se ha centrado cada vez más en la supresión de votantes. El debilitamiento, si no la evisceración, de la Ley de Derechos Electorales fue una parte significativa de eso. En el período previo a 2020, los republicanos, bajo de Trump, impulsaron esto más allá al socavar el derecho básico al voto; haciéndolo más difícil; fomentaron la intimidación; socavando el Servicio de Correos de los Estados Unidos, largas filas para votar, menos votaciones en las comunidades negras, etc.

1.1 Por lo tanto, esta elección se trataba del racismo y las represalias: la política de esta carrera no tiene ningún sentido a menos que se tenga en cuenta el racismo las represalias, la búsqueda de venganza. El mensaje de Trump de supuestamente mantener grande a Estados Unidos fue un mensaje contra las poblaciones tradicionalmente marginadas, que incluyen, entre otros, afroamericanos, latin@s no inmigrantes, mujeres e inmigrantes del Sur global. Trump continuó alimentando el miedo entre los blancos, mientras que también jugó con la “mentalidad colonial” entre ciertas poblaciones de color. Su mensaje a los inmigrantes latinos parecía implicar que votar por él era un voto para que ellos tuvieran la oportunidad de convertirse en “blancos”. Pero la elección se trató de un sentido más amplio de represalias. Había el anticomunismo dirigido a Cuba y Venezuela. También fue un revanchismo dirigido a cambiar los roles de género.

HAY UN MOVIMIENTO DERECHISTA

Hipótesis No. 2. No hay duda de que existe un movimiento de masas de derecha: gran parte de la izquierda estadounidense ha intentado negar o equivocarse sobre la existencia y fuerza del movimiento populista de derecha. Ya no se puede debatir sobre esto. Este movimiento existe y tiene un brazo armado. Junto con grupos abiertamente fascistas en su núcleo. Es un movimiento contra las victorias del progreso del siglo XX. El hecho de que cualquiera pudiera estar convencido de que Biden era socialista no solo demuestra la irracionalidad del movimiento, sino que también deberíamos recordarnos que a Sanders no le habría resultado más fácil si hubiera sido el nominado. El movimiento de derecha considera que cualquier reforma progresista equivale al socialismo. Si bien muchos en la izquierda han caído en la trampa de pensar o desear que eso fuera cierto, debemos ser realistas y reconocer que las reformas bajo el capitalismo democrático no equivalen al socialismo.

2.1 El voto de Trump fue un voto en contra de la realidad: esta es una de las conclusiones más difíciles de esta elección. Frente a la peor pandemia mundial desde 1918-1919; uno en el que se ha demostrado la total incompetencia de la administración Trump, millones estaban dispuestos a vivir en absoluta negación, muchos siguen creyendo que COVID-19 no es más que una mala gripe. Este rechazo de la realidad se traduce en otras áreas que incluyen, entre otras, las relaciones raciales, la política exterior y la catástrofe ambiental. Este es un movimiento cuyo eslogan realmente debería ser la línea final del cómico George Wallace, quien diría: “Así es como yo lo veo, y así debería ser”.

2.2 Cada voto debe contarse: En el contexto de la supresión masiva de votantes, cada voto debe contarse, ya sea que el voto se haya ofrecido en persona, por correo o en buzones. No hay ninguna razón constitucional para detener el conteo de votos.

2.3 No hay voto latino monolítico; Hay votantes latinos: Los resultados electorales ilustran que no hay voto latino cohesivo. El voto puertorriqueño en Florida, por ejemplo, no se parecía en absoluto al voto cubano o venezolano. Las razones por las que varias poblaciones han venido a los EE.UU. y el carácter de clase de muchos de los que han llegado aquí han ayudado a moldear su política. Trump aprovechó el miedo entre muchos inmigrantes latinos de Florida con respecto al socialismo y el comunismo. Eso no funcionó tan bien con los puertorriqueños. También jugaron con el conservadurismo social entre los votantes chican@s en Texas. Aunque esta fue una política astuta por parte de Trump, los de izquierda no debemos caer en la trampa de creer que hay una población monolítica. Los demócratas cometieron un error significativo en su trabajo en Florida y Texas al no dedicar mayores recursos a alcanzar y movilizar a los votantes latinos.

ANALIZANDO LA CAMPAÑA DEL PARTIDO DEMOCRÁTICO

Hipótesis No. 3. El principal problema en esta elección no fue el liderazgo del Partido Demócrata; la situación estratégica se ha vuelto mucho más complicada: ya hay gente de izquierda que cree que el problema principal en esta elección fue el liderazgo del Partido Demócrata. Si bien se cometieron muchos errores, incluido el análisis de la votación (que debe estudiarse para comprender los errores), y el apoyo y la investigación de antecedentes insuficientes de los candidatos a la Cámara de Representantes (no se obtuvieron ganancias) para una gama más amplia de iniciativas masivas, la explicación de por qué no hubo mayores victorias en las elecciones no se puede dejar simplemente en el Partido Demócrata. Los factores señalados anteriormente son mucho más significativos, especialmente el poder del populismo de derecha en la base. Dicho esto, se deben realizar cambios importantes, incluido un proyecto de organización rural del Partido Demócrata, un alcance continuo, una organización más sólida a nivel de condado y el apoyo a los esfuerzos electorales entre los grupos tradicionalmente marginados (incluidos, entre otros, afroamericanos y latinos). Aunque La plataforma del Partido Demócrata fue probablemente una de las más progresistas en la historia del Partido Demócrata, el partido debe defender un mensaje progresista y populista que sea a la vez anti-neoliberal pero también anti-populista de derecha. Esta es una lucha crítica para librar dentro del Partido Demócrata, y es una que fortalecerá las fuerzas inspiradas por Bernie en la base sobre los centristas de la Tercera Ola.

3.1 Este es un momento en el que debemos iniciar una campaña masiva de “una persona, un voto”: El Colegio Electoral fue creado para apoyar a los estados esclavistas y limitar la fuerza del estado-nación. Es una institución arcaica que hay que acabar. En casi cualquier otro país del planeta, la persona que recibe más votos gana… punto. Nuestra dependencia del Colegio Electoral significa que, en efecto, solo algunos estados realmente importan. La lucha por “cada persona, un voto” debe ser una campaña nacional para la expansión de la democracia. Esto incluye métodos alternativos para asignar votos, por ejemplo, delegados proporcionales en lugar de que un estado comprometa a todos sus delegados con el que obtenga los votos más altos, así como esfuerzos nuevos y concretos para socavar la supresión de votantes.

¿“CONSTRUCCION DE MOVIMIENTO”?

Hipótesis No. 4. Necesitamos pensar en esta elección en un contexto más amplio de ideas relacionadas con la estrategia y la táctica. Podemos empezar con “construcción de movimiento”.

4.1 “Construir un Movimiento” es un concepto defectuoso. Pero puede encontrarlo al final de casi todos los artículos o discursos. Parece tan a menudo que tiene más usos que la aspirina como cura para nuestros males. Pero debemos dejarlo a un lado o obtener una comprensión más profunda. ¿Por qué? Porque no los construimos. Los movimientos de masas se construyen en gran medida por los atropellos de los capitalistas contra el pueblo, y el capitalismo seguirá haciéndolo, ya sea otro asesinato policial, una invasión en el extranjero o un envenenamiento del sistema de agua de una ciudad. A lo sumo, podemos echar aire a las llamas, y esto está bien pero es secundario. Nuestra verdadera tarea es construir organizaciones y campañas dentro de los movimientos de masas.

4.2 Pero necesitamos conocer el terreno. El terreno de la coyuntura actual está en movimiento. Como todo lo demás en el universo, los movimientos sociales se mueven en oleadas. Fluyen y refluyen. Puedes contar con él. Lo que es importante es saber cuándo lanzar nuestras redes en las olas, hacer amplias alianzas y una gran agitación cuando fluyen, y cuándo retirar nuestras redes, reunir nuevos reclutas y realizar una educación más profunda a medida que comienzan a disminuir. De esta manera, con cada ola, pasando de la cima de una a la siguiente, nos hacemos más fuertes como organización, ganando muchos nuevos amigos, hasta que cambiamos el equilibrio de fuerzas por las victorias.

4.3 ‘Tomando las calles’ tiene serias limitaciones. Tácticamente nos encanta el calor de la calle. Pero como estrategia apesta. ¿Por qué? Porque su subtexto oculto tiene uno de dos defectos. Primero, tiene el objetivo de presionar masivamente a los liberales en el gobierno para que hagan lo correcto. Esto a menudo funciona, pero como estrategia, los liberales lo aprueban. ¿Por qué? Porque evita las tareas de tomar el poder político para nosotros mismos, de reemplazar a los liberales en el gobierno con socialistas de la AOC y su variedad de “escuadrón”. Además, el “calor de la calle” a menudo se defiende como una alternativa a la estrategia electoral, más que como una parte vital de ella. En resumen, se convierte en una variedad de liberalismo militante.

En segundo lugar, si el “calor de la calle” se presenta como estrategia, entonces se convierte en lo que se puede llamar “la desviación sindicalista de la calle”. Sus medios proyectados para tomar el poder son principalmente a través de la huelga política de masas o la huelga general. Busca evitar el agotamiento de los medios parlamentarios existentes evitándolos con instrumentos embrionarios de poder dual que alejarán a las masas de las elecciones y las llevarán a las asambleas locales de masas. Si la coyuntura actual fuera la de estar en la cúspide de una insurrección armada, esto sería útil. Pero la mayoría de las veces, no lo es, y en estas condiciones, es simplemente el mito de la huelga general como tapadera para saltarse la organización de los medios para tomar el poder en el gobierno. La obtención de escaños en el gobierno, en sí mismos, también es limitada. Pero mantenerlos nos permite agudizar las contradicciones y librar batallas a un nivel mucho más alto.

4.4 Ni la construcción de movimiento ni el calor de la calle son asuntos menores. Han sido la posición predeterminada de la izquierda y de las fuerzas progresistas más amplias durante al menos 50 años. Una de las principales razones es el código de impuestos, que permite exenciones a los grupos designados por 501(c)3. El problema es que no pueden decirle a la gente que vote por este o aquel candidato, o por esta o aquella legislación. Tienen que llevar sus golpes al límite de la “educación sin respaldo”. Esto equivale a un subsidio federal indirecto a la desviación sindicalista de la calle, manteniendo a la gente en un closet separado y siempre sin formar un instrumento que pueda ganar elecciones y colocar a los socialistas y sus aliados cercanos en los asientos del poder. Todavía podemos formar y trabajar con el grupo 501(c)3, pero tenemos que escapar del callejón sin salida donde nos pueden mantener sin formas alternativas de organización.

¿QUIÉNES SON NUESTROS AMIGOS? ¿QUIENES SON NUESTROS ADVERSARIOS?

Hipótesis No. 5. La pregunta clave de la estrategia, “quiénes son nuestros amigos, quiénes son nuestros adversarios”, cuando se lee con atención, exige tres respuestas. El que a menudo se pasa por alto es “¿Quién” es “el Nosotros” implícito en “Nuestro”? ¿Es simplemente el partido revolucionario? ¿La izquierda más amplia? ¿La clase obrera? Puede ser todo esto, pero una respuesta viable es ‘las fuerzas que exigen un cambio y un nuevo orden’. Luego, lo dividimos en dos, la fuerza crítica y la fuerza principal.

5.1 La fuerza crítica es una minoría militante, generalmente joven, que toma una acción radical, a menudo disruptiva, contra una injusticia, y muestra a la sociedad un espejo, diciendo ‘esto es en lo que te has convertido. ¿Es esto lo que quieres defender? ¿O derribarlo?’ Piense en las sentadas originales de Woolworth, o en John Lewis en el puente, o en los veteranos de Vietnam que se apoderaron de la Estatua de la Libertad o que arrojaron sus medallas al Congreso. Pueden ser una expresión poderosa, incluso un espectáculo que se extiende por todo el mundo.

5.2 Pero a fin de cuentas, la minoría militante aún no es la fuerza principal, los millones de todos los oprimidos, junto a los trabajadores y sus aliados cercanos. Paso a paso, estos llegan a formar una mayoría progresista insurgente y despierta, que deja de ser objeto de la historia y comienza a encontrar su agencia, a hacer historia. Empiezan con menos drama, principalmente yendo a reuniones, debatiendo y votando en las elecciones. Pero empiezan a ser protagonistas. La fuerza crítica que se une a ellos prosperará. Si no pueden, quedarán atrapados en un callejón sin salida y desaparecerán.

5.3 Ahora, pasemos a las dos preguntas obvias sobre adversarios y amigos. Nuestro adversario se suele definir como el capitalismo en su modo neoliberal. Está bien, pero tiene un nivel muy alto de abstracción. Es útil analizar el capitalismo en varios niveles de abstracción, como hace Marx con su genio en El Capital. Pero estamos haciendo algo diferente. Queremos derrocar un capitalismo particular que está arraigado en nuestro país y que sus formas actuales nos retienen hoy donde estamos. Hay una variedad de capitalismos en nuestro mundo y, aunque tienen mucho en común, varían de un lugar a otro. Nuestro capitalismo en los EE.UU. comenzó como un capitalismo racializado desde el principio, y uno que pasó al menos la mitad de su vida creciendo de una república esclavista colonial de colonos al híbrido actual de capitalismo neoliberal racializado con dimensiones tanto globales como nacionales.

5.4 ¿Cómo analizamos eso en el terreno de hoy? Una certeza es que no queremos luchar contra todos nuestros adversarios a la vez. ¿Dónde comenzar? Una característica destacada de nuestros últimos 40 años y sus miserias es la vasta expansión del sector financiero, donde el capitalismo a menudo ‘gana dinero’ sin crear nueva riqueza. Piense en el capital financiero como un caníbal globalizado que devora a otros sectores y como un vampiro que se deleita con la sangre de los creadores de riqueza, las clases trabajadoras, aquí y en otros lugares. Entonces hacemos el primer corte entre capital financiero y capital productivo.

5.5 El capital productivo también se divide en dos, la vía alta y la vía baja. El capital de bajo costo los conocemos como adversario. Ellos son los que nos trajeron el Rust Belt (la Franja Oxidada del noreste), exportaron empleos, la crisis climática, los sindicatos con menos del 10 por ciento de la fuerza laboral y los salarios fijos durante cuarenta años. La capital de la vía alta es menos conocida, pero existe. Quieren ganar dinero con una fuerza laboral estable, capacitada y sindicalizada. Puede que les importa proteger el medio ambiente e incluso intentarán encontrar formas de ganar dinero mediante la innovación ecológica. Pero aún así negociarán con sus trabajadores para sus propios beneficios. Lo que comienza a tomar forma como nuestro adversario clave, entonces, es el capital financiero racializado y sus socios de la vía baja aquí y en todo el mundo. El capital de la vía alta en muchos casos –la creación de empleos para un New Green Deal (Tratado Nuevo Verde)–, puede ser un aliado táctico. Asimismo, en el sector financiero, ha tomado forma un ‘Bloque Verde’ que cree que una revolución industrial verde es una apuesta inteligente para los futuros inversores a largo plazo. Incluso si la mayoría de los de su clase están envueltos en los casinos de negociación diaria de pura especulación sin inversión, están dispuestos a explorar una nueva aventura. Para afrontar rápidamente las emergencias del cambio climático, tendrán que ser parte de la solución.

5.6 Entonces, ¿por qué importa ‘racializado’? No es simplemente que el capitalismo en este continente comenzó con la expropiación de la mano de obra africana y las tierras de los nativos, junto con la explotación de trabajadores europeos contratados. Es que cada rasgo de la producción capitalista fue moldeado por la ‘raza’: pandillas en cadena para ‘vagabundos’ después de la derrota de la reconstrucción, la nueva forma de esclavitud por deudas para negros, mexicanos y chicanos, trabajo chino ‘coolie’ en los ferrocarriles seguido de exclusión, confiscación de recursos Tierras Nativas y Jim Crow que se extendió hasta la década de 1960 y más allá. En resumen, aquí solo hay una clase trabajadora. Pero en la vida cotidiana, las jerarquías racializadas existían y todavía existen en las principales industrias y lugares de trabajo, sin mencionar los vecindarios y las escuelas. No es el pasado distante, sino el pasado que persiste de diversas formas, antiguas y nuevas, hasta el presente.

LA ‘RAZA BLANCA’

Hipótesis No. 6. A nuestros adversarios, como nos ha enseñado Gramsci, no les gusta gobernar solo por la fuerza. Su objetivo es combinar la coerción con el consentimiento, utilizando la persuasión, directa y oculta. En nuestro capitalismo racializado, la vía principal era a través de la ‘invención’ o construcción social de ‘la raza blanca’ junto con todas las ‘razas de color’ subalternas que se asociaron con ella. Al ceder ventajas indebidas a los trabajadores europeos desde el principio, haciéndolos ‘blancos’ como algo que compartían con las clases superiores, la élite colonial pudo formar un frente unido blanco con trabajadores de piel blanca. Así que mientras se pudiera mantener el ‘sentido común’ de que existía la ‘raza blanca’ y aquellos con piel europea pálida eran miembros de ella, las élites gobernantes tenían una forma de control social. Tenían una forma de consentimiento, consciente o inconsciente, que podía dividir a los blancos del resto, e incluso a los ‘rojos’, ‘amarillos’ y ‘morenos’ entre sí también. El ‘sentido común’ de la raza blanca permitió que la esclavitud africana y la dispersión nativa crecieran y prosperaran. Incluso después de la Enmienda 13 que abolió parcialmente la esclavitud, la ‘raza blanca’ continuó su control en la conciencia conflictiva de las masas y permitió la reforma de la esclavitud en otras formas y nombres hasta el presente.

6.1 Si abolimos la ‘raza blanca’, ¿no abolimos también la ‘raza negra’? Es una pregunta lógica que se hace a menudo. La respuesta sencilla es ‘sí’. Los descendientes de africanos aquí no son más una ‘raza’ que los descendientes de europeos. Biológicamente hablando, solo hay una raza, la humana. Pero esto abre una pregunta importante. ¿Qué son los afroamericanos? Debido a sus condiciones de esclavitud y opresión en el Sur de Estados Unidos, los africanos traídos aquí de diversas tribus, idiomas y religiones se convirtieron en un pueblo nuevo y distinto con su propia cultura, idioma, posición económica y religión. Se les ha llamado de diversas formas, de color, negros, y ahora afroamericanos. Pero como los estadounidenses de origen irlandés ya no se parecen mucho a sus antepasados ​​irlandeses, lo mismo ocurre con los negros y los chicanos. Todos son componentes de la demografía de los Estados Unidos de América, pero también son nacionalidades distintas dentro de un país multinacional. La ascendencia nacional original, de aquí o de otro lugar, no es una ‘raza’. Y cuanto antes podamos deshacernos de esta categoría de viejo orden en nuestro pensamiento, más fácilmente podrá emerger una clase más democrática y una conciencia nacional de lo que Marx llamó ‘toda la mierda vieja’.

Traducido por Bruce Hobson
Co-editor: Proyecto de Solidaridad con México
Miembro de Liberation Road
Guanajuato, Gto.
México

 

 

Sharing is caring...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print

No Comment

Leave your comment

Leave your comment

Copy link
Powered by Social Snap